domingo, 20 de febrero de 2011

OTRO FINAL PARA LA CELESTINA

Tras la supuesta muerte de Calisto por una especie de veneno empezó su investigación. Seguidamente después de mucho esfuerzo por saber que fue lo que le mató y descubrir el porque de que lo quisieran matar vieron una nota en los aposentos de Melibea, la cual decía que se iba a suicidar, que no la intentasen parar. Al poco tiempo se dieron cuenta que Calisto en verdad no había muerto y fueron a salvar a Melibea. Junto a Calisto llegaron a un lugar frío el cual se encontraba Melibea apunto de suicidarse sonó la voz de Calisto intentando entrar en razón con su amada y decirle que todo lo sucedido era un plan para poder escapar junto a ella y estar lejos de sus padres y poderse amar sin secretos. Finalmente consiguieron que no se suicidase.

Los acompañantes de Calisto los acompañaron a otro pueblo y les dijeron que se inventarían alguna cosa para decirle a sus padres que habían muerto los dos juntos. Así Calisto junto a su amada escaparon de las garras de los padres que prohibieron su amor y se casaron y vivieron felices.

La bruja la cual sabía sobre el amor de Malibea con Calisto los encontró en ese pequeño pueblo en el cual ahora ellos habitaban. La bruja se quedó muy sorprendida al verlos y fue corriendo hacía ellos para hablar. Le dijeron que todo era un montaje para poder estar juntos sin tener que esconderse de nadie. Les preguntó que porque fueron a aquel pequeño pueblo tan cercano al de donde vivían los padres de ella. Contestaron que fue porque aquel pequeño pueblo  les pareció muy acogedor y conocían a gran cantidad de gente, allí.  Se quedó muy sorprendida y les dijo que con ella su secreto podía estar a salvo y que no se preocupasen de nada y si necesitaban algo que ella se pasaría cada vez que pudiese por su casa a ayudarlos.

1 comentario:

Araceli Matas dijo...

Algo del ese final me recuerda a Romeo y Julieta...

Bien.

Cuidado con los acentos: te olvidas la tilde de los pronombres interrogativos: "qué fue lo que..."